El agua ¿mejor templada o fría?

Seguramente hayas notado que, cuando tienes molestias digestivas, las bebidas calientes te sientan mucho mejor que las frías.

Para empezar, si eres de las personas a las que les cuesta digerir, lo primero que te recomiendo es que no bebas agua durante las comidas y, en cambio, te hidrates mientras no estás digiriendo.

Luego, si la bebida es caliente (o del tiempo, pero no fría), entonces estarás favoreciendo la motilidad gástrica, un paso clave en las digestiones. En cambio, cuando tomas una bebida fría, las contracciones del estómago disminuyen.

Recuerda que el proceso digestivo tiene aspectos bioquímicos y también mecánicos que deben cuidarse.

Entonces, mi consejo es: si tienes molestias digestivas evita las bebidas demasiado frías y, en cambio, apuesta por bebidas calientes que puedes enriquecer con algunas plantas que te ayudarán a encontrarte mejor: hinojo, hierba luisa o melisa pueden ser un excelente complemento a tu bebida.

Los probióticos sólo deben tomarse después de los antibióticos

En los tratamientos antibióticos nadie tiene duda de la importancia de complementar la pauta con un tratamiento probiótico. Cuando te deshaces de los patógenos, siempre te llevas una parte de la microbiota beneficiosa y esto debe contemplarse para evitar infecciones oportunistas.

Sin embargo, no hay tanto acuerdo con el “timing” de la pauta: ¿debo tomar los probióticos durante el tratamiento antibiótico o después? En este punto he encontrado estudios científicos que defienden ambas opciones.

Así que te explicaré cuál es mi experiencia. Yo prefiero dar los probióticos durante el tratamiento antibiótico pues, muchas veces, cuando a posteriori, vamos tarde y ya se ha producido alguna infección oportunista producto de haber desequilibrado la microbiota con los antibióticos… La cistitis y la vaginitis son las más comunes.

Eso sí, la toma de probióticos no debe realizarse al mismo tiempo que los antibióticos, sino que lo mejor es espaciarla unas horas. Y, muy importante, al acabar el tratamiento antibiótico, te recomiendo que sigas tomando los probióticos al menos un mes más.

¿Te ha pasado alguna vez de caer en una cistitis luego de un tratamiento antibiótico? La próxima ves prueba con lo que te he explicado aquí.

Equol

¿Cuántas veces te he hablado de la relación de amor que existe entre ciertos alimentos y tus bacterias intestinales?

Nuestros microorganismos y algunos nutrientes trabajan de forma sinérgica.

Como te comentaba en el pasado post, para beneficiarte realmente de los fitoestrógenos que contienen algunos alimentos, .

¿Y qué es el Equol?

Es un metabolito de nuestras bacterias y la forma verdaderamente activa de los fitoestrógenos, es decir, lo que hace que los fitoestrógenos tengan verdadera actividad estrogénica.

Los lactobacillus y las bifidobacterias, presentes en alimentos fermentados, son las productoras más importantes de la enzima beta-glucosidasa, capaz de realizar esta transformación.

Cuida tu microbiota, comer legumbres no implica directamente que podamos beneficiarnos de sus bondades. ¡Debes hacer equipo con tus bacterias!

Tu sistema inmunitario también se ve afectado por el ciclo menstrual

¿Sabes que existe una relación estrecha entre tus niveles de estrógenos y tu sistema inmunitario?

Los estrógenos tienen una enorme cantidad de funciones en el organismo, por eso, cuando hay exceso o falta de ellos, enseguida nos damos cuenta. En el caso de las mujeres, las fluctuaciones en los niveles de esta hormona a lo largo del ciclo puede reflejarse en una mayor o menor tendencia a enfermar.

¿Has notado que las infecciones de orina y los hongos vaginales suelen aparecer justo antes de la regla? Esto se debe justamente a que, los días previos al sangrado se da una bajada bastante brusca de los niveles de estrógenos.

Los estrógenos mantienen altos y activos los linfocitos T y B y, de forma general, nos ayudan a mantener a raya microorganismos patógenos y tóxicos que se hayan podido colar en nuestro organismo.

Y eso es bueno, a menos que haya un exceso de estrógenos pues allí podríamos tener una respuesta excesiva a retos inmunológicos.

¿Notas estos cambios a lo largo del ciclo?

La temperatura del agua que bebes afecta a tus digestiones

Seguramente hayas notado que, cuando tienes molestias digestivas, las bebidas calientes te sientan mucho mejor que las frías.

Para empezar, si eres de las personas a las que les cuesta digerir, lo primero que te recomiendo es que no bebas agua durante las comidas y, en cambio, te hidrates mientras no estás digiriendo.

Luego, si la bebida es caliente (o del tiempo, pero no fría), entonces estarás favoreciendo la motilidad gástrica, un paso clave en las digestiones. En cambio, cuando tomas una bebida fría, las contracciones del estómago disminuyen.

Recuerda que el proceso digestivo tiene aspectos bioquímicos y también mecánicos que deben cuidarse.

Entonces, mi consejo es: si tienes molestias digestivas evita las bebidas demasiado frías y, en cambio, apuesta por bebidas calientes que puedes enriquecer con algunas plantas que te ayudarán a encontrarte mejor: hinojo, hierba luisa o melisa pueden ser un excelente complemento a tu bebida.

¿Conoces las fases del sueño?

Seguramente hayas escuchado que el sueño a lo largo de la noche va pasando por diferentes fases. Se trata de ñ .

  1. La primera es la fase de transición desde la vigilia al sueño. Es una fase de ondas lentas, etapa de adormecimiento que dura unos pocos minutos. A veces, incluso somos conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor.
  2. La segunda representa el 45 a 50% del tiempo de sueño. Es más profunda que la anterior y aquí nuestro corazón late más lentamente.
  3. La tercera es la que se produce aproximadamente una hora después de habernos ido a dormir y que se conoce como de sueño profundo. Es aquí en donde suelen segregarse la mayor parte de las hormonas de crecimiento. Si nos despertamos en esta fase, nos sentiremos muy confusos.
  4. La cuarta fase es la del sueño profundo propiamente dicha. Aquí estamos casi el 20% del tiempo de nuestro descanso. Es la fase de sueño reparador. Aquí la presión arterial ha descendido y también la frecuencia respiratoria.
  5. La quinta y última fase es la fase de sueño REM, que dura apenas 15 a 30 minutos. Existe mucha actividad cerebral (los ojos se mueven rápidamente) y es fácil despertarse. Durante esta fase, si nos despertamos, nos sentiremos descansados y probablemente recordaremos nuestros sueños.

Dependiendo de cuánto dure tu noche de descanso, pasarás más o menos veces por estas fases hasta despertarte por la mañana.

Bociógenos

¿Conoces los bociógenos? Son sustancias naturales que interfieren con la función de la glándula tiroides y que suprimen la liberación de hormona tiroidea. Con el fin de contrarrestar esta producción inadecuada y como mecanismo compensatorio, la tiroides se agranda formándose lo que conocemos como bocio.

Estos bociógenos son sustancias que podemos encontrar en ciertos alimentos y contienen muchos beneficios para nuestra salud.

El problema es que, cuando existe disfunción tiroidea, un consumo excesivo acompañado de una falta de yodo y selenio puede exacerbar la sintomatología o dar problemas derivados.

¿Qué alimentos son ricos en estas sustancias?
- Crucíferas: brócoli, coliflor, repollo, coles de Bruselas, bok choy, pak choi, rábano picante, colinabo, col lombarda, hojas de mostaza, espinacas, berro, wasabi, nabo, rúcula
- Yuca, boniato
- Mijo, maíz
- Melocotón, fresas, peras
- Piñones
- Alimentos con base de soja

A pesar de ello, podemos minimizar estos efectos siguiendo una serie de consejos:
1. Llevar una dieta variada.
2. Cocinar todos estos alimentos: al vapor, salteados, hervidos, a la plancha, horneados
3. Blanquear las verduras antes de tomar un zumo verde. Puedes congelarlas y guardarlas tal cual.
4. Aumentar la ingesta de yodo (pescado, marisco…) y selenio (nueces de Brasil, ostras…).

Déficit de DAO

¿Sabías que existen distintas causas que nos pueden llevar a tener déficit de DAO?

Por si aún no lo tienes claro, el DAO o diamino oxidasa, es el nombre que se le da a un grupo de enzimas que oxidan distintas aminas, entre las que se encuentra la histamina.

Si tenemos déficit de esta enzima, tendremos exceso de histamina en sangre. Y esta histamina podrá provocarnos exceso de mucosidad, picor en la piel, migrañas o inflamación alérgica, entre otros problemas.

¿Qué factores desencadenan el déficit de DAO?

Malditos fructosa y sorbitol

La fructosa y el sorbitol son azúcares presentes en muchos alimentos saludables, pero que pueden dar síntomas muy desagradables si no los toleras bien.

¿Te pasa que se te hincha la barriga después de comer una manzana?
¿O que te llenas de gases después de tomar unas alcachofas?
¿O las cerezas te producen diarrea?

Es probable que tengas dificultad para absorber la fructosa y el sorbitol. Pero si este es tu caso, piensa que no estás solo: el 34% de la población tiene algún grado de intolerancia a estos azúcares.

Pero, ojo, la fructosa y el sorbitol no son tus enemigos. Solo necesitas que tu intestino consiga gestionarlos.

Dosis en la intolerancia al sorbitol

¿Te sientan mal el aguacate, el pimiento verde o los albaricoques?

Algunos vegetales y frutas, como las que llevan hueso (ciruela, melocotón, aguacate, albaricoques...) son naturalmente ricos en sorbitol, un poliol que a veces da síntomas gastrointestinales, como gases, hinchazón o diarrea.

El sorbitol se absorbe en el intestino delgado por medio de un transportador que comparte con la fructosa, el GLUT5, y también por difusión pasiva a través de los enterocitos. Cuando el transportador no funciona correctamente o hay alguna alteración en el epitelio intestinal, se producen efectos osmóticos en el intestino delgado y fermentaciones bacterianas en el colon.

En este caso, la cantidad importa. Los síntomas de este tipo de intolerancia dependen de la dosis, es decir, probablemente no puedas tomar un aguacate entero en la ensalada, pero sí unas rodajas encima de una tostada.

Según la Monash University, hasta 30 g de aguacate no deberían ser un problema. Además, estas dosis pueden variar de persona a persona (hay que ir probando).