¿Más quesos sin lactosa?

Atención, intolerantes a la lactosa: ¡Feta, cheddar y gruyère también están permitidos!

¿Cuánto tiempo llevas sin tomar queso porque piensas que te sentará mal? Si eres intolerante a la lactosa, esto significa que fabricas una cantidad insuficiente de lactasa, que es una enzima que se encuentra en el intestino delgado y que digiere la lactosa. ⁣

De este modo, al no contar con su trabajo, la lactosa sigue hasta el intestino grueso y allí es fermentada por nuestras bacterias, lo que genera mucha sintomatología digestiva: gases, hinchazón y dolores abdominales, diarrea o incluso estreñimiento.⁣

¿Recuerdas que te expliqué que la mozzarella, el brie y el camembert eran quesos bajos en lácteos? Pues ¡seguimos con las buenas noticias! También puedes permitirte tomar un poco de queso feta, cheddar o gruyère, aunque no toleres bien la lactosa.⁣

Según la Monash University, estos quesos contienen cantidades muy pequeñas de lactosa y, por lo tanto, si los tomas en cantidades razonables (1 ración o 40 g) no sentirás toda esa sintomatología digestiva tan molesta que te provocan los lácteos.⁣

Recuerda que no necesitas abandonar la lactosa para el resto de la vida. Lo que necesitas es recuperar la capacidad para gestionarla –reparar el intestino– y luego volver a beneficiarte de su valioso poder prebiótico.⁣

¿Ya has intentado incorporar un poco de queso? ¿Cómo te ha sentado?