¿Lo sabías?

¿Padeces de sangrados largos, coágulos, dolor menstrual en las lumbares, irritabilidad, dolor de cabeza…? Quizás tengas exceso de estrógenos.

Los estrógenos provocan:

◼ Disminución de la motilidad del estómago, del intestino y del colon.

◼ Aumento de las hormonas del estrés.

◼ Aumento de los niveles de histamina.

◼ Aumento de la sensibilidad al dolor.

◼ Acortan el movimiento migratorio complejo.

¿Cómo puedes evitar el exceso de estrógenos?

Frenando la aromatasa (enzima que fabrica estrógenos): setas, té verde, crucíferas, flavonoides, crisina (miel, própolis, pasiflora), lignanos, legumbres, trébol rojo, quercetina, regaliz, resveratrol…

Reduciendo los tóxicos de tu vida: triclosán, filtros UV, almizcle, PCB, dioxinas, DDT, herbicidas, fungicidas, anticonceptivos, sustancias perfluoradas, surfactantes, etc.

Aumentando los transportadores hormonales (SHBG): siguiendo una dieta con tendencia vegetariana, rica en fibra, con grasas monoinsaturadas, con almendras y nueces, té verde, lino, sésamo, crucíferas…

Frenando el receptor de estrógenos alfa: consumiendo lignanos, naringenina (pomelo), reishi, I3C y DIM.

Ayudando al hígado: consumiendo de crucíferas, lignanos, omega-3 y alimentos amargos.

Evitando o reduciendo el consumo de trigo, azúcar, leche de vaca, leche de soja y soja, café, bebida de cola, bebidas azucaradas, cerveza y alcohol en general, edulcorantes y carne roja.

Guárdate esta publicación, es un resumen completo de lo que debes hacer en caso de padecer exceso de estrógenos.