Podrías tener cándidas

Haz la prueba, es muy simple. Solo tienes que escupir en un vaso con agua por la mañana, al levantarte, antes de comer o tomar cualquier cosa, y ver si tu saliva flota o se hunde. Si se hunde como si fueran filamentos, esto podría significar que tienes una infección por hongos.⁣

En el último tiempo, profundizando en la relación que existe entre las bacterias intestinales y nuestra salud, ha aparecido un nuevo protagonista: la micobiota, es decir, los hongos que interactúan con nuestras bacterias y afectan el eje intestino-cerebro, que cumple un papel clave en el mantenimiento de la salud y las enfermedades digestivas, neurológicas, inmunes y psiquiátricas.⁣

Los hongos se encuentran mucho más presentes en la parte alta del aparato gastrointestinal, es decir, en la boca, estómago y duodeno, al revés de lo que sucede con las bacterias. En un intestino saludable, tenemos una menor diversidad fúngica que bacteriana.⁣

La Candida albicans prolifera sobre todo en lugares donde hay más oxígeno y con una dieta alta en azúcares simples y almidones, condiciones que son más relevantes en la cavidad oral, urogenital y el tracto gastrointestinal superior, y menos en el colon. ⁣

El problema es que la cándida puede volverse patógena e invasiva y generar sintomatología variable y desagradable.⁣

Así que, si te sientes excesivamente cansado, deseas permanentemente tomar algo dulce, tienes mal aliento, neblina mental, dolores articulares, molestias digestivas o pérdida de libido y, además, al escupir has visto que tu saliva se hundía, podrías estar sufriendo de candidiasis.⁣

¿Conocías la prueba de la saliva? ¿La has hecho alguna vez?