academia xevi verdaguer

¿Comes sano (fruta, ensaladas, verduras) y aún así siempre tienes  la barriga como una pelota?

¿Los chicles te hinchan el estómago?
Las cerezas, los melocotones… ¿te provocan diarreas?
Alimentos sanos como la cebolla, el brócoli, las legumbres, la sandía o la miel, ¿te producen gases, dolor de cabeza, somnolencia o irritabilidad?

Quizás tienes la sensación de tener muchos problemas, pero es probable que solo tengas uno.

He grabado este audio donde, en menos de 6 minutos, sabrás si este podría ser el origen de tu problema:
La fructosa y el sorbitol son azúcares presentes en muchos alimentos saludables, pero que pueden dar síntomas muy desagradables si no los toleras bien.

¿Te pasa que se te hincha la barriga después de comer una manzana? ¿O que te llenas de gases después de tomar unas alcachofas?

Además de estos síntomas intestinales, por la relación del intestino con el cerebro, hay muchos síntomas de intolerancia a la fructosa y el sorbitol que están alejados del intestino.

Esto lo hace especial.

La gente que tiene intolerancia a la fructosa se ha visto que está muy, muy asociado a problemas de dolor crónico, como por ejemplo la fibromialgia o el dolor de cabeza o la migraña. También los problemas de fatiga y falta de energía crónicos.

¿Quizás has dejado el gluten y los lácteos, pero tu problema persiste?

Al menos un 34% de la población es intolerante a la fructosa y/o el sorbitol. Y normalmente cuando eres intolerante a la fructosa, lo eres también al sorbitol. Pero...

La solución NO está en dejar de tomarlos para siempre

La fructosa y el sorbitol no son tus enemigos.

Una dieta sin fructosa ni sorbitol no servirá para resolver el origen del problema. Además, esta solución “parche” tampoco solucionaría tu malestar, necesitas que tu intestino consiga gestionarlos.

En este breve audio te explico qué puede estar causando tus problemas, y cómo empezar a solucionarlos: