Síntomas de la intolerancia a la lactosa

¿Tienes la certeza absoluta de que tu problema NO es la lactosa?

Muchas veces, si te preguntaran si padeces intolerancia a la lactosa dirías que NO o que no lo sabes pero que seguramente no.

Otras veces dirías que padeces malestares digestivos, pero que no has pensado nunca si los lácteos pueden ser los “malos” de la película.

Los adultos, por lo general, desarrollan síntomas después de consumir un vaso de leche (250 mL). Algunas personas reconocen de forma temprana que la leche y otros productos lácteos les causan problemas gastrointestinales y, de manera consciente o inconsciente, los evitan. Pero muchos otros no.

De todas formas, como te dije días atrás, hasta un 70% de la población es intolerante a la lactosa. Y la cifra, aunque es muy elevada, nos cuadra con la cantidad de gente que sufre todos estos síntomas que nos pueden hacer pensar en una intolerancia a la lactosa.

De hecho, si no tratamos a tiempo la intolerancia y seguimos consumiendo lactosa (muchas veces no somos ni conscientes de los muchos alimentos que la contienen), los problemas de salud se pueden agravar mucho.

Enfermedades asociadas a la intolerancia a la lactosa

En este vídeo te cuento algunas de las enfermedades asociadas con la intolerancia, fuera del intestino.

Si te has sentido identificado con los síntomas, en el curso online “¡Es la leche!” te ayudamos a descubrir si eres intolerante a la lactosa y a mejorar los síntomas.