Te lo explicamos

Dada la variedad de razones que pueden condicionar el SPM no tendremos un mismo tratamiento que sea eficaz para todo el mundo.⁣

Pero sí que podemos decirte que tenemos muy buenos resultados con cambios en los hábitos de vida:⁣
◼️Ejercicio físico regular.⁣
◼️Técnicas de gestión del estrés como el yoga, meditación, hipnosis, conciencia plena (mindfullness), relajación, etc.⁣
◼️Dormir más de 7h cada noche.⁣
◼️Evitar el tabaco.⁣
◼️Evitar la sal, los dulces y el alcohol.⁣
◼️Incluir más cereales integrales, fruta y vegetales en la dieta.⁣

Además, también disponemos de distintas propuestas de la medicina integradora que pueden ser útiles para este trastorno. Entre ellas encontramos:⁣
◼️Omega 3 (EPA, DHA, ALA) y bellota.⁣
◼️Vitamina B9 o ácido fólico.⁣
◼️Vitamina B6.⁣
◼️Vitamina B12.⁣
◼️Vitamina D3.⁣
◼️Vitamina E.⁣
◼️Magnesio.⁣
◼️Calcio.⁣
◼️Black Cohosh (Cimífuga)⁣
◼️Jengibre: La suplementación desde 7 días antes de la regla hasta 3 días después del primer sangrado menstrual da buenos resultados.⁣
◼️Ginkgo Biloba.⁣
◼️Vitex Agnus Castus (Chasteberry) (Sauzgatillo)⁣
◼️Aceite de onagra.⁣
◼️Hierba de San Juan (Hipérico).⁣
◼️Acupuntura⁣

Si padeces TDPM (Trastorno Disfórico Premenstrual) también te podrás beneficiar del mismo tratamiento recomendado para el SPM a fin de mejorar tu salud hormonal… pero en este caso, además, se añadirá un tratamiento antidepresivo a dosis bajas (siempre pautado por un especialista) unos días antes de la menstruación, durante la fase lútea.⁣

¿Sueles tener SPM?¿Qué haces para remediarlo?