¿Sufres de fibromialgia?

¿Tienes gases, hinchazón abdominal, colon irritable y te han dicho que tienes fibromialgia? Gracias a investigaciones recientes, hemos visto que el origen de muchos de los síntomas de la fibromialgia son los bajos niveles de serotonina que presentan estas personas.

La mala absorción de la fructosa y del sorbitol puede provocar problemas en la absorción del triptófano a nivel intestinal, el aminoácido esencial imprescindible para poder fabricar serotonina. En consecuencia, esta carencia podría provocar los síntomas asociados a la patología.

De forma general, estos síntomas son muy variados y pueden oscilar entre:

◼ Dolor generalizado (pecho, visceral, muscular…)

◼ Rigidez

◼ Alteraciones cognitivas

◼ Fatiga crónica

◼ Cambios anímicos (depresión, ansiedad…)

◼ Colon irritable

◼ Sueño poco reparador y/o insomnio

◼ Cefaleas y/o migrañas

Por ello, las personas que sufren de fibromialgia quizás deberían reducir el consumo de fructosa y procurar mejorar el estado de su intestino. Además de la fructosa, también se recomienda que moderen la ingesta de:

◼ Alimentos con sorbitol

◼ Alimentos con lactosa

◼ Alimentos con aspartamo (E-951)

◼ Alimentos con glutamato (E-621 o GMS)

◼ Alimentos altos en azúcar

Y no se debe olvidar la aportación suficiente de triptófano carne, huevos, pescado, arroz, patatas, nueces y chocolate negro.

Sin embargo, si solo sigues la dieta “fructosa free”, “sorbitol free” o “lactosa free”, cuando vuelvas a tomarlos volverás a tener los mismos síntomas. Tu intestino te recordará que todavía no has arreglado el problema de fondo solo evitabas los alimentos desencadenantes de los síntomas. Lo importante es descubrir el origen para poder dar con la solución.