A lo largo de los últimos años ha crecido el interés en la investigación del microbioma humano, así como las implicaciones que tiene sobre la salud y la enfermedad.

Se entiende por microbioma la carga genética de todos los microorganismos que pueblan nuestro cuerpo.

Nosotros somos holobiontes (colecciones de células humanas y microbianas que funcionan juntas en una simbiosis elaborada).

Especies bacterianas como Helicobacter pylori, Staphylococcus aureus y Escherichia coli muestran una extensa diversidad genética, con un promedio de 20-35% de genes específicos para una única cepa.

Si a este conjunto de genes aportados por los microorganismos que pueblan nuestras microbiotas le sumamos nuestro propio genoma humano lo llamamos 𝐩𝐚𝐧𝐠𝐞𝐧𝐨𝐦𝐚.

¿Qué es? El pangenoma (o supragenoma) en biología molecular se refiere a todas las familias de genes encontradas en la especie como un todo, es el repertorio global de genes de una especie y se aplica a bacterias y arqueas ya que pueden presentar una gran variación de contenido genético entre cepas estrechamente relacionadas.

Algunas especies tienen pangenomas extensos o “abiertos”, es decir, manifiestan una gran diferencia en el contenido de genes, mientras que otras especies tiene pangenomas pequeños o “cerrados” donde la diversidad genética en la especie es muy pequeña.

Los datos experimentales han demostrado que una especie bacteriana puede describirse por su “pangenoma”, que está compuesto por un “genoma central” que contiene genes presentes en todas las cepas, y un “genoma prescindible” que contiene genes presentes en dos o más cepas y genes únicos para cepas individuales.